El Riego de Bonsáis en Vacacciones

Bonsai4me: Spanish Índice




bonsai bookbonsai book

Los libros de Harry Harrington, ya en español, por el traductor de bonsai4me.es

Bonsai Inspirations 1

Bonsai Inspirations 2

automatic water timer Mantener los bonsáis bien regados mientras se está fuera de casa siempre ha sido un problema para los aficionados. Podar, abonar y otros trabajos de cuidados generales se pueden dejar durante una semana o dos sin detrimento de la salud de los árboles, pero el riego debe hacerse diariamente. Conozco algunos entusiastas que han renunciado a irse de vacacciones durante la temporada de crecimiento ¡por miedo a perder algún árbol debido a la falta de riego! Los temores a que los árboles se sequen en ausencia de sus propietarios parecen estar fundados, puesto que es habitual escuchar este tipo de historias a los bien intencionados amigos, familiares o vecinos que una vez olvidaron regar uno de tus caros y apreciados bonsáis y...

Yo todavía no he encontrado una forma 100% fiable de regar los árboles de interior. Pedírselo a un amigo o vecino puede funcionar pero sólo si son lo suficientemente atentos como para que recuerden que los bonsáis se riegan diariamente: Se han perdido muchos árboles porque ese amable vecino olvidó regar tu bonsái una sola vez mientras estabas de vacacciones de verano. El intento de regarlos con una mecha (conectada a algún recipiente con agua) deja bastante al azar y dejarlos en un barreño con agua es muy posible que cause daños en las raíces, particularmente en aquéllos que ya están débiles o con otros problemas de salud.
Si un árbol de interior tiene que dejarse dentro de casa durante tu periodo de ausencia (caso de especies tropicales durante el invierno, por ejemplo), la cantidad de agua que el árbol necesita todos los días puede reducirse regando profusamente y entonces moverlo a un lugar fresco alejado de la luz directa para reducir la transpiración y la pérdida de humedad. Esto incrementará la cantidad de tiempo que el árbol puede quedarse sin riego, esperemos que por la duración de tu ausencia. También, si un árbol puede defoliarse con confianza (la falta de hojas reduce la necesidad de agua), hazlo una semana antes de su último riego, puesto que en los días inmediatamente posteriores a la defoliación la demanda de humedad aumenta mucho.

Es mucho más fácil con los árboles de exterior. Sitúa todos tus árboles juntos, a salvo del viento y del sol directo del mediodía (pues ambos pueden causar un exceso de transpiración y pérdida de humedad): esto parece tonto pero es especialmente útil si es un vecino quien se encarga del riego, puesto que él no podrá saber si ha olvidado o no ése árbol que tienes apartado del resto por cualquier razón.
Los vecinos pueden ser útiles y tener las mejores intenciones, pero no es probable que tengan experiencia en saber cómo y cuan a menudo tus árboles necesitan riego, y más importante, cómo de rápido se seca el sustrato a lo largo del día, especialmente si hace calor o viento.

Yo me he convencido de que los sistemas de riego automático son el método más fiable para mantener los bonsáis bien regados por periodos extensos. Se pueden colocar aspersores alrededor de los árboles y conectarlos a una toma principal, y se abre el grifo. Un temporizador programable entre el grifo y los aspersores, con una válvula que detiene el flujo de agua hasta que la deja pasar a horas programadas, es una solución efectiva y sencilla para regar tus bonsáis.
Los temporizadores pueden programarse para regar varias veces al día y durante el tiempo que se desee. La mayoría de ellos llevan una batería y son muy sencillos de instalar, sin necesidad de una fuente eléctrica externa.
Programa el reloj para que los bonsáis se riegen un poquito más de lo necesario para evitar a toda costa que por cualquier circunstancia se queden cortos de riego. El exceso de riego por periodos cortos no dañará el bonsái, pero la falta de él (que el sustrato se quede seco) puede causar daños irreversibles.
Cuando ajustes la frecuencia y duración de los riegos, no te fíes de las previsiones meteorológicas para calcular las posibles necesidades de los árboles. Asume siempre que no lloverá y que las temperaturas superarán la media de ese momento del año.
Sólo unos pocos tipos de aspersores conseguirán repartir el agua equilibradamente: seguramente habrá áreas que recibirán más agua que otras: intenta situar a los árboles con más necesidad de agua en esas zonas.
Para finalizar, asegúrate de cambiar la batería ¡al menos una vez al año!

Este método de riego automatizado también ahorra trabajo diario, pero yo no lo recomiendo para sustituír al riego convencional: el exceso de riego es un gran problema durante periodos de tiempo prolongados. Sin embargo, como solución de emergencia es el más fiable para asegurar el riego durante el tiempo que estés fuera de casa. Mi sistema personal consiste en un temporizador de 30 Euros, una manguera y un aspersor de 5 € para regar con éxito más de 200 bonsáis y pre-bonsáis, 3-4 veces al año durante varios años. Como resultado de usar este sistema, aún no he perdido un solo árbol mientras he estado fuera de casa, incluso durante un par de semanas en particular cuando las temperaturas permanecieron sobre los 27ºC e incluso superaron un par de veces los 38ºC.