Bonsáis de Exterior

Bonsai4me: Spanish Índice

Página 1 de 2




Página 1 de 2:

bonsai garden

Bonsái creciendo en el jardín de Harry Harrington, en el noroeste de Inglaterra

Las imágenes en este artículo han sido todas tomadas durante mis viajes por el Reino Unido para visitar los jardines de aficionados amigos así como de mi propio jardín. La mayoría de especies de árboles usadas para bonsái requieren que se les sitúe todo el año en el exterior. Esto significa que necesitan estar en alguna parte donde sean capaces de recibir la luz directa del sol al menos parte del día, estar protegidos de vientos fuertes que pudieran tumbarlos o desenrraizarlos y estar cerca de una toma de agua puesto que tendrán que regarse de 200 a 300 veces al año.

bonsai garden

Una vista del jardín de Harry Harrington cerca de Londres, Inglaterra, en una tarde de domingo.

ficus bonsai

Especímenes de Ficus llevados al exterior durante los meses del verano londinense.

Viviendo en un clima templado como el del Reino Unido, cualquier bonsái de especie tropical o sub-tropical necesita estar alojado en interiores o en un invernadero calefactado desde el otoño hasta la primavera (el tiempo exacto depende de su resistencia a las heladas).
Sin embargo, todos los bonsáis resistentes al frío se mantienen fuera durante todo el año sin protección a los elementos excepto cuando las temperaturas caen por debajo de -10ºC. Dejar a tus bonsáis resistentes al frío que se expongan a las estaciones les permite crecer tan naturalmente como lo harían en el campo, y estimula un crecimiento mucho más saludable y vigoroso.

bonsai winter

Los bonsáis resistentes al frío de Harry Harrington cubiertos por una capa de nieve durante el invierno.

La posición ideal para tu bonsái es situarlos fuera del suelo, en bancos de madera o peanas, y cada uno colocado de tal modo que reciba la cantidad necesaria de luz solar para un crecimiento saludable.
Ya que algunos bonsáis como los Pinos requieren al menos 8 horas de sol directo, mientras que otros como los Espinos o los Arces japoneses toleran sólo unas 3 horas de luz solar directa, es necesaria una cuidadosa observación de los niveles de luz en el jardín. De forma similar, se deben tener en cuenta los vientos predominantes: situar un bonsái en una zona del jardín que es susceptible de ser azotada por completo por vientos fuertes podría resultar en descubrir tu bonsái favorito (y su maceta) hecho pedazos en el suelo tras una noche intensa de tormenta.
Hay otras consideraciones sobre el emplazamiento de los bonsáis, como la seguridad de especímenes preciados, los balones de los niños, el gato del vecino, ardillas, pájaros, conejos y ciervos que puedan tener el terrible hábito de ¡comerse nuestros árboles!

bonsai london

Una gran colección de bonsáis en Greenford, Inglaterra

bonsai london

Una gran colección de bonsáis en Greenford, Inglaterra

Finalmente, cuando tienes en tus manos un pedazo de arte vivo, como un bonsái estimado, es de agradecer el poder verlo en toda su gloria en el jardín, y así hay de considerar el valor estético de una cuidada colocación del árbol dentro del conjunto del jardín.

>>Bonsáis de Exterior: Pagina 2 of 2