La Alimentación del Bonsái

Fertilizantes de Bonsái : Pág. 1 de 2



bonsai bookbonsai book

Los libros de Harry Harrington, ya en español, por el traductor de bonsai4me.es

Bonsai Inspirations 1

Bonsai Inspirations 2

Pág. 1 de 2: Aunque los bonsáis se podan constantemente durante toda su vida para mantener su pequeña estatura, nunca son privados de nutrientes para detener su crecimiento. Un árbol plantado en el suelo es capaz de extender su sistema radicular en la búsqueda de nutrientes, pero un árbol plantado en un tiesto no es capaz de hacerlo: tras un corto periodo de tiempo en una maceta, el sustrato de un bonsái pierde su contenido nutricional puesto que el árbol lo consume, y también por el efecto del riego diario: literalmente lo lava. Para que un bonsái siga creciendo con vigor, el sustrato en el que vive debe reponerse adecuadamente de contenidos nutritivos.

NUTRIENTES DE LAS PLANTAS

Para vivir, los árboles utilizan el carbono, el hidrógeno y el oxígeno del aire, y el agua del sustrato para la elaboración de almidón y azúcares. También necesitan del suelo multitud de elementos químicos simples que luego usarán para crear aminoácidos, proteinas, vitaminas y enzimas.

Todos los suelos orgánicos contienen un stock de estos componentes vitales: provienen de la parte mineral del suelo (arenas, arcillas, etc.) y de la parte de materia orgánica muerta (hojas caídas y otra diversa materia vegetal muerta). Sin embargo, en el confinamiento de una maceta de bonsái estos elementos se pierden pronto. Los sustratos inorgánicos como las arcillas japonesas (akadama) y otros que se usan normalmente en las mezclas de tierras pueden carecer de uno o más de estos elementos incluso antes de su uso.

Los tres elementos “perdidos” más importantes son el nitrógeno, el fósforo y el potasio. Son los tres nutrientes principales de las plantas y son necesarios en cantidades relativamente grandes para que crezcan satisfactoriamente. Hay un gran número de otros oligoelementos necesarios en el sustrato pero sólo en pequeñas cantidades.

El Nitrógeno (N) es usado por las plantas principalmente para el crecimiento de las hojas, el fósforo en forma de fosfatos (P2O5) sobre todo para el crecimiento de las raíces, y el potasio en su forma de potasa (K2O) para la producción de flores y frutos.

FERTILIZANTES

Para aportar a tu bonsái de forma contínua los nutrientes esenciales que la planta necesita es obligatorio proporcionar fertilizante con regularidad. No es necesario comprar “abono de bonsái” o cualquier otro tipo de fertilizante “especial”. En el fondo los bonsáis son plantas ordinarias, y más que capaces de lidiar con los abonos solubles convencionales. Más importante es que el abono en cuestión tenga el correcto balance nutricional. Por ley, el fabricante de un producto comercializado como fertilizante tiene la obligación de declarar cuánto nitrógeno, fosfatos y potasa contiene. También si lleva algún otro nutriente añadido. Así que cuando compres un fertilizante lo fundamental es comprobar la formulación de NPK en el paquete.

El primer número corresponde al porcentaje de nitrógeno (N), el segundo al de fosfatos (P2O5) y el tercero al de potasa (K2O).

Para la mayoría de los bonsáis, estos tres elementos deben estar equilibrados. Es posible, sin embargo, controlar el tipo de crecimiento de la planta aplicando diferentes abonos con diferentes porcentajes: por ejemplo para promover la producción de flores se puede usar un fertilizante con mayor procentaje de potasa, en detrimento de la producción de hojas.

Cuando compres un abono para usar con tus bonsáis, asegúrate de que los tres elementos principales están cuantificados en los mismos porcentajes (por ejemplo 10:10:10 o 15:15:15). Mi personal preferencia en el mercado anglosajón es la marca Chempak, con una amplia gama de productos disponibles en cualquier centro de jardinería del Reino Unido y los EE.UU.

APLICANDO LOS FERTILIZANTES

Los abonos solubles se mezclan con agua y se aplican por toda la superficie del sustrato hasta que no pueda absorber más agua y se escurra por los agujeros de drenaje de la maceta.

Debe quedar claro que un abono con una ratio de NPK de 10:10:10 es igual que otro que tenga NPK 20:20:20. No es la mitad de potente si se diluye en las cantidades recomendadas por el fabricante, pero sí se necesita el doble de abono para alcanzar la potencia de dósis recomendada. Los fertilizantes son elaborados para promover niveles óptimos de crecimiento en una planta y se deben seguir las especificaciones del fabricante para lograr el mejor nivel de NPK para tu bonsái.

El abono debería utilizarse cada dos semanas o según se indique en el envase. Olvídate de hacerlo “la mitad de la dósis indicada”, como a menudo se aconseja en textos sobre bonsáis. Es innecesario.

FERTILIZANTES ALTOS Y BAJOS EN NITRÓGENO

El abono esencial para los bonsáis es aquél que sea equilibrado, es decir el que tenga un igual balance de nitrógeno, fósforo y potasio. Pero hay otras dos combinaciones que son útiles (si bien no son esenciales) para abonar con buenos resultados, y que pueden usarse como alternativas a un abonado equilibrado Y NO como un abonado adicional.

Un fertilizante alto en nitrógeno (por ejemplo 25:15:15) se usa a menudo en muchas especies (sobre todo en el periodo de entrenamiento del árbol) durante la primavera: la más alta proporción de nitrógeno refuerza las hojas y el crecimiento de brotes y puede animar a un crecimiento general mayor. Sin embargo no debe emplearse a lo largo de toda la temporada de crecimiento, puesto que resultaría en un crecimiento demasiado poblado, exhuberante, con largos entrenudos.

Un fertilizante bajo en nitrógeno es muy útil a finales del verano hasta el periodo de descanso del árbol. El relativamente alto nivel de potasio y fósforo ayuda a endurecer el crecimiento del año y el sistema radicular antes del frío del invierno. También incrementa la producción de yemas para el año siguiente. El crecimiento superior, que sucumbirá a las primeras heladas en otoño, será más lento. Últimamente se prefiere un abono 0:10:10, es decir sin nitrógeno, pero no es tan fácil de obtener y es comparativamente caro. Una alternativa adecuada es usar uno bajo en nitrógeno (por ejemplo 12,5:25:25) y diluírlo a la mitad.

 

>>Fertilizantes de Bonsái : Pág. 2 de 2