Introducción a los Sustratos

Pagina 1 de 2




bonsai bookbonsai book

Los libros de Harry Harrington, ya en español, por el traductor de bonsai4me.es

Bonsai Inspirations 1

Bonsai Inspirations 2

Pág. 1 de 2:
Uno de los temas más ampliamente debatidos entre los entusiastas del bonsái es el de la composición de su suelo. Se pueden comprar sustratos “listos para usar” en viveros y centros de jardinería, pero tienden a ser relativamente caros: la mayoría de los aficionados que tienen que enfrentarse a trasplantar más de 3 o 4 árboles en primavera, acaban aprendiendo a hacer sus propias mezclas.
Hay un gran número de ingredientes disponibles a la hora de elaborar un sustrato propio: diferentes mezclas por diferentes aficionados con diferentes grados de éxito. Para el principiante, elegir el sustrato puede ser una cuestión difícil.
Este artículo está escrito como una introducción a ese problema, pero no entra a detallar todos los ingredientes disponibles o posibles, ni tampoco intenta decir qué sustrato es “el mejor”. El aficionado sólo puede responder a esa cuestión tras experimentar durante un tiempo con sus propios árboles y rutinas de cuidados.

Los Requerimientos Básicos de los Sustratos de Bonsái
Un bonsái está confinado en una relativamente pequeña cantidad de sustrato durante su vida y de la que depende su salud. A través de la tierra en la maceta, el árbol debe ser capaz de obtener agua, nutrientes y gases para poder crecer. Por esta razón, un bonsái debe plantarse en un sustrato de buena calidad.
Esta calidad afecta directamente a la salud y al vigor de la planta. En mi experiencia, los árboles poco saludables y con escaso vigor están muy a menudo plantados en un pobre (frecuentemente orgánico) sustrato.
Hay un cierto número de cualidades que toda buena mezcla de tierra de bonsái debe poseer:
Buena retención de agua. La tierra debe ser capaz de retener la suficiente cantidad de agua como para proveer de humedad al bonsái entre riegos.
Buen drenaje. El exceso de agua debe drenarse de la maceta inmediatamente. Los sustratos que carecen de buena capacidad de drenaje retienen demasiada agua, carecen de aireación y promueven la formación de depósitos de sales.
Buena aireación. Las partículas usadas en una tierra de bonsái deben ser del tamaño suficiente como para permitir diminutos huecos o bolsas de aire entre ellas. ¡Es importante para la salud de las raíces que tengan acceso a oxígeno!
Un sustrato inorgánico bien estructurado, basado en partículas, permite tanto el rápido drenado como que el aire fresco penetre continuamente en el suelo. Un sustrato orgánico compacto que carece de toda estructura y sólo es una masa también carece de aireación y drenaje, y ello puede llevar la enfermedad y la podredumbre a las raíces y al árbol.

Diferentes Mezclas de Sustratos al Gusto de Diferentes Especies de Árbol
Si bien todos los bonsáis necesitan drenaje libre y buena retención de agua, las diferentes especies varían en sus requerimientos de agua y nutrientes, y esto debiera tenerse en cuenta en la composición de sus sustratos. Pinos y juníperos por ejemplo necesitan menos agua que la mayoría de las especies, lo que también quiere decir que necesitan un sustrato con menos capacidad de retención de agua.
En el lado opuesto, las especies que florecen y fructifican tienen mayor necesidad de agua, y suelen plantarse en mezclas de suelo con una capacidad retentiva de agua relativamente alta.
Cuando se hace una mezcla personal de tierras, la ratio de material retentivo de agua y material drenante varía de acuerdo a lo que se proyecta que sea el árbol. A menudo se usa arena o gravilla para corregir una tierra y añadir drenaje adicional, mientras que se añade material más retentivo de agua si se desea lo contrario.

Sustratos Orgánicos o Inorgánicos
Las mezclas de sustrato se dividen entre orgánicas o inorgánicas.
La materia vegetal muerta, como la turba o las hojas en semi-descomposición, es descrita como de composición orgánica.
Las mezclas de sustrato inorgánicas contienen muy poca o ninguna materia orgánica: en su lugar, su composición especialmente formulada lleva lava volcánica o arcillas cocidas, por ejemplo.
Estos materiales son más difíciles de conseguir que los orgánicos, pero es posible encontrarlos en centros de jardinería, viveros de bonsáis y, en el caso de algunas arcillas cocidas, incluso supermercados y ferreterías.

>>Introducción a los Sustratos : Pagina 2 of 2